Ni hablar de Trump

Gracias a Dios, y lo digo como ateo, por el inicio de los Juegos Olímpicos, por que por fin hay algo más para mirar en la televisión, escuchar en la radio y discutir con mis amigos y conocidos que la cordura de Donald Trump, el candidato racista, egoísta, y loco que quiere convertirse en el presidente de los Estados Unidos.  El cielito de algunos estadounidenses blancos de la tercera edad, un grupo en el que soy miembro pero con el que no estoy de acuerdo, ha dicho durante los pocos meses pasados que tenemos que construir un muro enorme para prevenir la entrada de los violadores mexicanos, que debemos prohibirles a todos los musulmanes venir a nuestro país hasta que “sepamos de qué se trata del terrorismo” y que es muy aficionado de la tortura. Después me sorprendió oír a sus seguidores diciendo, -Por fin hay un candidato que dice lo que estoy pensando.- Uno de mis hermanos, su mujer y otra cuñada lo creen así. Evitamos las discusiones políticas.

Por lo tanto, a partir de este momento continuamos sin más referencias a Trump y nos enfocamos en cambio en los asuntos más agradables o por lo menos diferentes, por ejemplo las Olimpiadas. Durante las dos semanas y media que vienen, yo tendré muchas oportunidades de aprovecharme de varios deportes que estoy acostumbrado a ver solamente en intervalos de cuatro años como el boxeo, la esgrima, los eventos ecuestres y la natación para identificar unos cuantos, pero hay otros que sí me gusta verlos todo el tiempo. Empecemos con los eventos del ciclismo. La semana que viene destacarán los eventos de pista pero ayer, el primer día de los Juegos Olímpicos, ocurrió la carrera por las calzadas con los mismos ciclistas que montaron en bicicleta hace unas semanas en Francia para competir en el Tour, el pináculo de todos los eventos de ciclismo.  Aprendí por casualidad que la carrera de ayer estaba sucediendo cuando regresé a casa de una vuelta en bicicleta y vi la carrera en la televisión. Era el principio del evento y tuve tiempo suficiente para almorzar y tomar una siesta antes de ver la cobertura. Y ¡qué alucinante! La ruta contenía cuatro pasos de la misma pista que incluía subidas y bajadas muy inclinadas. Las subidas ayudaron a separar los ciclistas con un grupo de tres un par de cientos de metros adelante de otro grupo más grande con solamente unos pocos kilómetros antes de llegar a la meta. Entonces comenzaron los choques en el descenso. Los ciclistas iban yendo cuesta abajo tan rápido, a cincuenta y cinco millas por hora más o menos, que la moto con la cámara no podía mantener la misma velocidad y no pudimos ver los propios choques, solo los cuerpos y bicicletas chuecas a largo de y en la mitad de la calle. Dos de los tres ciclistas en el primer grupo se encontraban heridos en el suelo y parecía que Rafal Majka de Polonia iba a ganar pero fue alcanzado antes de la meta y Greg Van Avermaet de Bélgica ganó la medalla de oro.

*Acabo de terminar de ver la carrera de las mujeres de hoy y una caída horrible sucedió en el mismo descenso que ayer. El anuncio más reciente nos dijo que ella tiene consciencia y está rumbo al hospital. Creo que sí, debe ser una ruta desafiante pero no tan peligrosa que alguien vaya a perder la vida.

Otra diversión que encontré la semana pasada que me ayudó a evitar la avalancha de cobertura sobre quien no será mencionado es una entrevista con la productora Gabriela Llanos y su padre, Percy. Ellos relatan unos detalles, se trata del asesinato de Facundo Cabral, el famoso cantante argentino conocido y celebrado por el mundo en una entrevista encontrada en la web, Radio Ambulante. Percy tenía una relación de muchos años con Cabral a causa de que fue el empresario que lo introdujo a la gente de Caracas, Venezuela en 1983 papa promover el primer concierto de Cabral en ese país. El concierto dio lugar a muchas giras por América latina y una amistad estrecha. Percy estuvo en el coche cuando mataron a Cabral. Algunas fuentes dicen que en vez de Cabral, el blanco verdadero era otro hombre que se llama Henry Fariñas que se suponía que tenía nexos con el cartel de Sinaloa y que estaba usando conciertos para lavar dinero. Fariñas estaba conduciendo el coche por la madrugada rumbo al aeropuerto de la capital de Guatemala cuando varios hombres los emboscaron y mataron a Cabral. Fariñas sufrió heridas pero escapó de la muerte. Aquí está un vinculo para ver un video de Cabral cantando la canción “No soy de aquí”: 

La última diversión que me gustaría compartir es una serie de televisión que encontré en Netflix que se llama “Lady, la vendedora de rosas”. Se lleva a cabo en un barrio pobre y lleno de delitos en Medellin, Colombia. La serie está basada en la vida de una mujer conocida como Lady Tabares quien sobrevivió a la pobreza al vender rosas, desde luego, y ganó fama cuando fue destacada en una película de su vida. Pues todo lo que sube, cae. Lady fue condenada a servir 26 años en la cárcel por su participación en un homicidio y hurto. Según su página Wiki,  a Lady se le concedió el arresto domiciliario en 2014. Solamente he visto los primeros cuatro episodios en los que la niña está tratando de evitar la expulsión de su apartamento asqueroso con su madre y hermano, pero tengo ganas de ver qué sucede en la serie y pasar más tiempo sin aprender más de las novedades del Donald.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Haz click aquí para ver todas de las entradas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ni hablar de Trump

  1. margepacer dijo:

    Hola Chris, Gracias por enviarme el blog post. Es bien escrito, como siempre, y me gustan mucho los comentarios. Saludos, Marge

    >

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s