El maratón de Boston, 2013

P1010114

Hace tres días fue El Maratón de Boston en el Día de los Patriotas. Es un día de fiesta para los que viven en esa gran ciudad y normalmente tengo conocimiento de los acontecimientos del día a medida que ocurren pero no presto mucha atención. Sin embargo este año era diferente debido a que mi hijo, Kevin, estaba participando. Desde el lunes, el mundo entero ha estado siguiendo los eventos aterradores que pasaron. Lo que sigue es un resumen del día desde la perspectiva mía.

Kevin empezó a correr hace unos cuantos años mientras estaba asistiendo a la Universidad de Michigan y, como un hombre que siempre se ha fijado metas, muy pronto estaba corriendo en maratones. El Maratón de Boston tiene importancia especial para los corredores a causa de la larga tradición de la carrera y el hecho de que personas tienen que calificar para participar. Los tiempos de calificación dependen en género y edad y un hombre que tiene la edad de Kevin necesita correr en un maratón reconocido por El Maratón de Boston con un tiempo menor a 3:05:00. La primera vez en la que nuestro hijo corrió en un maratón, necesitó 3 horas y 18 minutos para completarlo. Con su vista en la meta, realizó unos cambios en su dieta y adoptó un horario de entrenamiento para lograr alcanzar el desafío. No tuvo éxito en las siguientes dos carreras, pero finalmente, en Portland, Maine, en un día que hacía mucho frío y con lluvia y viento en el otoño de 2011, Kevin calificó para correr en Boston.

Ordinariamente un maratón tiene una línea de partida y un lugar de llegada en un lugar cercano, pero en Boston los corredores son llevado en autobús al punto de partida afuera de Boston y ellos corren las 26,2 millas (42 kilómetros) hacia el final de la ciudad. Con más de 25.000 participantes, el proceso necesita tiempo para completarse. Kevin, y su buen amigo, Josh, quien había viajado desde New Orleans para participar también, iban a comenzar a las 10:00 en la primera ola de corredores.

Por supuesto no iba a ser capaz de ver a Kevin y a Josh entre las miles de personas que corrían y por eso estaba sosteniendo en la mano mi iphone que tiene una aplicación que me proporcionaba los tiempos en los que Kevin y Josh pasaban ciertos puntos del curso por medio de un chip en sus porta números de carrera. Cada 5 kilómetros yo podía ver sus tiempos y entonces estaba usando la función del calculador en el teléfono para determinar el tiempo promedio por milla. Un promedio de 6 minutos y 52 segundos por milla aseguraría una finalización en menos de tres horas y los tiempos que yo estaba recibiendo estaban en el rango de 6 minutos y 38 segundos. Sabiendo que el mejor tiempo para Kevin en un maratón fue 2 horas y 54 minutos, y, para Josh, 2 horas y 42 minutos, yo tenía una cantidad razonable de confianza en que ambos acabarían la carrera en gran modo, pero no podía estar completamente seguro. Cualquier cosa podía suceder y, por lo tanto, yo continuaba siguiendo la carrera en la televisión y el teléfono hasta el final. Puedo contarles, que me sentí muy orgulloso y feliz cuando Kevin completó la carrera con un tiempo de 2:55:32 y para Josh, 2:47:30. Con la carrera completada, le mandé a Kevin un mensaje de felicidades y fui afuera para partir leña.

Un rato más tarde, aproximadamente a las tres menos cuarto, regresé a la casa y vi que Kevin me había llamado unos cuantos minutos antes. Lo llamé para darle las felicitaciones y discutir la carrera. Kevin acababa de tomar un baño y estaba a punto de hacer una siesta pero se sentía muy satisfecho con los resultados. Nos hablamos unos momentos sobre los detalles del evento, por ejemplo, como de lo que sentía mientras que estaba descendiendo Heartbreak Hill y si llevaba sus paquetes de Goo y si tuvo problemas consiguiendo agua en el curso o no? Cosas así. No teníamos ninguna idea de que en los momentos en que estábamos hablando, las bombas explotaron.

A las tres y doce recibí una llamada del esposo de nuestra sobrina que vive cerca de Chicago. Me preguntó -¿Cómo está Kevin?- Empecé a contarle que Kevin se sentía un poco cansado pero contento cuando me detuvo con mucha urgencia diciendo, -¡No, Chris! Hubo dos explosiones cerca de la línea de meta. ¿Está Kevin bien?- Encendí la televisión para ver la cobertura de CNN y marqué el número del móvil de Kevin a la vez. Estábamos aturdidos los dos mientras tratábamos de encontrar información. Kevin no tiene servicio de televisión y él estaba tratando de saber más en línea mientras yo estaba compartiendo con él las noticias que CNN difundía. Hubo mucha preocupación cuando le revelé que había un aparato sospechoso en el Hotel Mandarin, el hotel en el cual se quedaba Josh con sus padres.

Afortunadamente Kevin fue capaz de conectarse con Josh y me llamó de vuelta sin mucha demora. Todos ellos estaban a salvo. Cuando las explosiones ocurrieron, Josh estaba durmiendo en el hotel y sus padres estaban en la cercanía tomando una bebida. El hotel se tenía que evacuar, pero Josh y sus padres se encontraban sin maletas en la calle y se dirigieron al apartamento de Kevin. Más tarde, después de que los padres de Josh encontraron una habitación en otro hotel, Kevin, a causa de que se sentía un poco nervioso, cogió un taxi para pernoctar en el apartamento de sus amigos a una distancia segura afuera de la ciudad.

Lo importante, sin duda, es que Kevin, y Josh y sus padres están seguros. Pero, también, hay otros que han sufrido heridas horribles e incluso otros que han muerto y ellos y sus familiares y amigos no han tenido tanta suerte como nosotros. Por ellos siento mucha tristeza, pero, mientras las autoridades están buscando a los culpables, y los políticos están señalando con el dedo de la culpa, y todo el mundo está tratando de decidir lo que esto significa para nuestro país, voy a pensar en los momentos en los que estaba mirando mi iPhone y vi los resultados. ¡Enhorabuena muchachos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Haz click aquí para ver todas de las entradas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El maratón de Boston, 2013

  1. Paul from Minnesota dijo:

    Hola Chris, estoy contento que Kevin y Josh era seguros. ¡Que padre que podías recibir los resultados en vivo con tu iPhone! Gracias por una buena historia buen dicho.

    • El Ratoncito dijo:

      Muchísimas gracias, Paul. Estoy muy agradecido que los chicos tuvieron éxito en la carrera y que están a salvo. ¿Qué tal tu estudios en español? Espero que estés bien y que tengas tiempo para practicar. Ayer fui al Casino de Motor City para asistir a un evento del Club de Economía de Detroit con los Tigres y era capaz de estrechar la mano de Miguel Cabrera. Le dije -Qué tengas mucha suerte- Hoy los Reales ganaron contra los Tigres 8 a 3. A lo mejor no me escuchó.

      • Paul from Minnesota dijo:

        Cristobal,

        Los Tigres están en primero lugar/posición en la división central! Creo que sí Miguel oyó a ti. Espero los Twins pueden ganar al menos un juego hoy o mañana en Detroit. Estoy practicando alguna gramática dos o tres veces por semana y estoy leyendo ‘Mi Mundo Adorado’ por Sonia Sotomayor en español…muy interesante.

        Que disfrutes la primavera!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s