La Crisis de los Cuarenta en los Simios, Un Chiste, Y Una Muerte Trágica

La crisis de los años cuarenta

Uno de los temas discutidos esta semana en News in Slow Spanish es la crisis de la mediana edad o, como los anfitriones del programa se refieren a ella, la crisis de los cuarenta. Probablemente está usted pensando en la compra de un Ferrari rojo por un hombre de negocios que tiene cincuenta años en vez del problema de envejecimiento de los simios, pero en realidad el artículo se refiere a los chimpancés y orangutanes.

El artículo menciona que hay estudios que muestran que la alegría de los seres humanos entre los años veinte y setenta generalmente puede ser mostrada en una curva muy parecida a la letra U, con la felicidad en un nivel alto en los años tempranos, luego una disminución durante los años siguientes, y por fin un aumento hasta la edad de setenta. A causa de que la duración de vida de un simio es menor a la de un ser humano, la crisis de los cuarenta ocurre entre los veintiocho y treinta y cinco años en un simio. Los científicos han hallado que “en el punto más bajo de felicidad, el estado de ánimo de los simios disminuye, los animales se vuelven menos comprometidos socialmente y son menos propensos a persistir en la consecución de las cosas que desean”.

Desde luego, se puede llegar a la conclusión después de leer este estudio que la crisis de la mediana edad es causada por razones de biológicas y no por los problemas de la vida moderna. Aún así, hay maneras distintas en las que se puede controlar la situación. Claro, el comprar un coche deportivo es una, o el conseguir una amante secreta es otra, pero ambas pueden tener resultados indeseables. Mejor es hallar una forma de reinventarse y no hay una manera mejor que aprender un idioma, ¿sí? Desafíe su cerebro, viaje a distintos países, y conozca a personas diferentes. ¿Qué podría ser mejor?

Un Chiste

Este tema de la crisis de los cuarenta me recuerda un chiste. Un hombre de setenta y cinco años va a ver a una psicóloga y le dice, “Estoy enamorado de una chica de veinticinco años. ¿Cree usted que ella se casaría conmigo si le digo ella que tengo sesenta años?”

El psicóloga responde, “Eso depende. ¿Es usted rico?”

“Pues, creo que sí. Tengo varios millones de dólares en el banco.”

“En ese caso no hay problema.”

“¿Cree que debo contarle a ella que tengo sesenta años?

“Al contrario. Dígale que tiene ochenta y cinco años?”

Que descanse en paz Austin Peralta

La semana pasada, mi hijo me dijo que el joven pianista, Austin Peralta, que tenía solamente veintidós años, murió de causas indeterminadas. Esto es una gran perdida. Peralta se dedicó a la música desde que tenía sólo seis años, estudió con maestros de reconocimiento internacional, tocó con músicos fenomenales y estrenó dos discos antes de la edad de dieciséis años. El video a continuación muestra a Peralta, cuando tenía 16 años, tocando como un intérprete destacado con su trío en el Festival de Jazz Tokyo 2006. La alegría pura en su actuación es obvia y hace que su muerte sea incluso más triste.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Haz click aquí para ver todas de las entradas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s