Opciones de Nadar

Jacó decepcionó a nosotros  y por eso nos marchamos un día más pronto que previsto y fuimos a nuestro próximo lugar, Montezuma. Menos mal teníamos un coche y nuestra casita en Agua Vista era disponible. Vamos primero a Puntarenas, un puerto sin distinción, pero el punto de nuestra salida por ferry a través del Golfo de Nicoya. Nuestro plan era viajar por ferry a Paquera y entonces conducir en coche en la carretera pavimentada los treinta y cinco kilómetros a nuestra casita de vacaciones. Pero, cuando llegamos a Puntarenas, el hombre recogiendo dinero por billetes nos dijo que el ferry que va a Paquera no iba a salir hasta una hora más tarde y que podríamos ir inmediatamente a Playa Naranjo y después ir en coche los veinte kilómetros a Paquera y entonces continuar a Montezuma. Hemos leído que las carreteras en la Peninsula de Nicoya tenían reconocimiento internacional como las peores de Costa Rica e íbamos a punto de aprender porqué. Lo bueno era que teníamos un carro con suspensión adicional y 4×4.  Nunca he visto caminos tan rocosos, polvorientos, y lleno de baches. Avanzábamos lentamente por el camino de Playa Naranjo mientras muchachos en motos volaban como cohetes en la dirección opuesta. Me alegra decir que con el pasaje del tiempo y más practica, poco a poco me convertí en sentir más cómodo, y, yo, también estaba conduciendo como un maniaco.

Nuestra casita en AguaVista era maravillosa. Desde el pórtico podíamos ver monos aulladores y capuchin, coatis, y pájaros de muchos tipos. Debajo están las fotos de Carolyn disfrutando una taza de café y la salida del sol subiendo sobre el Golfo de Nicoya.

Durante nuestra estancia en AguaVista, había tres opciones para nadar. El primero fue en las playas de Montezuma. AguaVista se encuentra un par de kilómetros al norte de las playas y, por eso, si queríamos nadar en el golfo, primero teníamos que conducir en coche al pueblo. Entonces, a causa de esta playa está varios kilómetros al este de Montezuma, necesitamos caminar para llegar allí. Pero, el esfuerzo valía la pena.

Opción dos fue la piscina de infinito de AguaVista. La piscina estaba delante la casa de los dueños, Alex y Khalida, pero cada vez que queríamos nadar, teníamos a nosotros solos la piscina. La vista de allí era espectacular, y nos sentíamos como si teníamos nuestro propio resort privado. Alex y Khalida eran anfitriones fantásticos. Cuando había un problema con nuestro coche de alquiler, Alex hizo varias llamadas, desde luego en español,  hasta llegar en una solución.

Y opción tres fue la piscina natural cerca de nuestra casita. Para llegar allí necesitábamos caminar una distancia corta cuesta abajo al río. El río continuaba a Montezuma donde había más piscinas, pero  esta parte del río, otra vez la teníamos a nosotros solos. El agua estaba tan fría y refrescante, sobre todo después de una caminata. Opción tres era mi favorita.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Haz click aquí para ver todas de las entradas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s